[Reivindicación, Chile] Reivindicación de ataque contra Círculo de Retiro de Gendarmería

Todo acorde a lo planificado. Seguridad, templanza y con un fausto andar nos acercamos al lugar escogido para el ataque. Atacamos pasada la medianoche del miércoles 27 de abril de 2016 con una bomba incendiaria de fabricación casera compuesta por un bidón repleto de bencina y quinientos gramos de poliestireno, adosamos también al material incendiario dos cartuchos de gas butano/propano buscando generar mayor daño a la puerta principal del Círculo de Retiro de Gendarmería ubicado en José Toribio Medina #72.

Atacamos porque creemos que la acción directa y destructiva contra los esbirros del Poder es siempre urgente y necesaria. Las condiciones son siempre maduras, aun cuando no sean propicias. Desconocemos esperas y mesuras a la hora de actuar, estas no son parte del arsenal combativo.

No es ingenua la labor de esta institución Carcelaria, no son simples explotados intentando imponerse frente a lxs demás. Es un antro miserable de sedientos de poder, amantes de un rango y un uniforme que les otorgue impunidad. Representan lo más bajo y despreciable del Orden Social, el custodio servil, verdugo y enemigo declarado de la Libertad que ni siquiera comprende la cadena que compone, pero que es capaz de encerrar vidas humanas y sentirse por ello superior y dignificado. El carcelero ama su trabajo, se identifica con él y se merece por ello todo nuestro violento desprecio. Siempre enemigos, sea cual sea su condición.

No tendrán paz ni en sus cárceles, oficinas o centros de retiro… no olvidamos… nunca olvidamos.

Saludamos desde el intenso y conspirativo fuego a quienes no ceden aun estando encerradxs, a Nataly, Tato, Mónica, Francisco, Juan y tantxs más prisionerxs del Poder.

Lejos del personalismo recogemos la fructífera experiencia de lucha intracarcelaria de los compañeros Juan, Marcelo y Freddy. Las acciones anárquicas, tantas veces difamadas y vapuleadas como sectaristas a fin de cuentas son las únicas que saben nutrirse más allá de un campo ideológico y son ellxs quienes se arriesgan una y otra vez en la bravura de la calle.

Nuestro gesto, con el corazón a mil ilumina la sonrisa de Mauricio Morales, compañero que va dejando una profunda huella entre todxs nosotrxs. Está aquí, en nuestra sangre conspirativa.

Mauri: se pasean con sus uniformes pero no tendrán impunidad.

Una vez carcelero, siempre carcelero.

Porque hay todo un mundo por destruir, ¡a multiplicar el accionar autónomo ya!

Fracción Autónoma “Sole y Baleno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *