[Comunicado. Represión. Chile] Bienvenidxs al estado policial de Chile. Compañerxs europexs sobre hostigamientos y deportaciones en Chile.

Emb: Comunicado emitido por compañerxs subversivxs de europa que se encontraban recorriendo tierras sudamericanas, específicamente en el territorio dominado por el estado de $hile, luego de ser perseguidxs y hostigadxs por la policia chilena (PDI) tras controles de identidad efectuados al cierre de la actividad “Autogestión en Grecia”, en Puerto Montt, Chile.

Extraído desde algún lugar de la web.

Bienvenidxs al estado policial de Chile.

Somos dos europexs de vacaciones en America del Sur. En nuestros países participamos en luchas sociales, autónomas, anticapitalistas y anti-autoritarias. Durante nuestro viaje hemos obviamente tomado contacto con gente que participa en movimientos locales, para intercambiar experiencias, informaciones y perspectivas de lucha. En este contexto, hemos participado en una actividad pública organizada por compañerxs anarquistas en Puerto Montt, Chile. La actividad era sobre la autogestion, y nosotros hemos hablado sobre la experiencia de las asambleas barriales en Atenas. Hasta aquí, todo bien…
Saliendo de la actividad, unxs compañerxs fueron a comprar cervezas a un supermercado, y mientras les esperamos a fuera dos carabineros nos identifican una primera vez. Algo más que un simple control de identidad, dado que nos piden dos veces nuestros pasaportes y que dura un cierto tiempo. La primera vez los caribineros no entienden como leerlos y nos los devuelven. Sus superiores les amonestan, nos piden otra vez los pasaportes, y acaban sacándoles fotos, incapaces de descifrarlos. Lxs compañerxs nos dicen que la identificación tiene que ver con la actividad. Nos resulta difícil creerlos, hasta que nos controlan una secunda vez en unos minutos. Esta vez será la PDI (Policia De Investigacion, el FBI version chilena) justo antes de subir al bus para Santiago. Sacan de nuevo fotos de nuestros pasaportes y nos hacen un interrogatorio sobre nuestros destinos y planes de viaje, un poco como los controles en Europa cuando unx está fichadx “anarcoalgo”. Una vez llegados a Santiago, lxs amigxs nos dicen que hay que tener cuidado porque hace unos dias la PDI ha arrestado y expulsado del país a tres peruanos, miembros del “Taller de Estudios Anarquistas” en Peru. Iban a participar el dia siguiente en las jornadas internacionales “Derribando fronteras”, en Santiago.
La orden de expulsión se valió del Decreto Ley 604. Creado en plena dictadura de Pinochet, este Decreto impide la entrada en el país a todas la personas que “propaguen o fomenten de palabra o por escrito o por cualquier otro medio, doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su sistema de gobierno”, y para “los que estén sindicados o tengan reputación de ser agitadores o activistas de tales doctrinas y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberanía nacional, la seguridad interior o el orden público del país y los que realicen actos contrarios a los intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado”. ¡ Bastante fácil ser señalado por este Decreto, que se puede aplicar a todas las personas que tienen una posición crítica sobre el sistema actual !
Acostumbrados a estar vigilados por las policías europeas por nuestras actividades políticas, sin llegar al punto que unx pueda ser deportado por una charla, seguimos ingenuamente nuestras vacaciones. Unos días después, un amigo de Ecuador es arrestado y deportado inmediatamente en su país. Una deportación acompañada de cinco años de prohibición de entrar al país. El mismo día, nos damos cuenta que estamos siendo seguidos por policías mientras seguimos en nuestras actividades… ¡ turísticas! Unos días después, y mientras la policía sigue acompañándonos, nos enteramos que un periodista y estudiante italiano, que investigaba sobre varias huelgas en el marco de su doctorado, ha sido arrestado en su departamento en Santiago y deportado a Italia, sin ninguna posibilidad de defensa legal. El argumento empleado por esta deportación, ordenada por el Ministerio del Interior, fue que el periodista “ha sido detectado en diversas actividades anti sistema, alterando el orden social del país y constituyendo de esta manera un peligro para el estado”. De un punto de vista legal, esta deportación está basada de nuevo en el mismo Decreto de Ley 604.
La temperatura sube en Santiago, pero nosotros aguantamos en este calor extremo! Decidimos entonces seguir nuestro “subversísimo” viaje por el desierto de Atacama, sin dudas el destino más turístico del país. Una vez en san Pedro, y mientras caminamos en el pueblo buscando alojamiento, se acerca a nosotros un señor con pinta de hombrecito. Nos da informaciones sobre sobre los lugares a visitar alrededor del pueblo, pero insiste de mañera rara a acompañarnos hasta que encontremos un camping. La noche, el dueño del camping nos dice que el PDI le ha llamado para presionarle, diciendo que en su camping se encuentran terroristas, y que si no nos echaba iba a tener problemas. El mismo policía le ha dicho que la PDI está esperando unos papeles para que nos deporten a nuestros países de origen. Dudamos entre asumir las consecuencias de nuestras “actividades subversivas” y empujar a su extremo nuestra confrontación con el estado chileno, o hacer un “repliegue estratégico” y posponer esta confrontación por un momento donde el equilibrio de fuerzas sea más favorable… optamos por el “repliegue estratégico”, y seguimos nuestras vacaciones “subversivas” en el lado boliviano!
Bromas aparte, estos métodos de presión, de amenazas y de terror, que unx diría que vienen directamente de algún manual de contra-insurrección des las dictaduras y de los estados coloniales de los años 70, son el equipaje necesario por el mantenimiento de la paz social en todas la democracias modernas. Si el Decreto en cuestión viene de una constitución establecida durante la dictadura de Pinochet (que sigue siendo la constitución chilena!), son muchas su similitudes con las leyes antiterroristas y los sistemas de fichaje en la era del capitalismo securitario. Al final, esto dice más sobre las democracias modernas que sobre el estado chileno!
El estado chileno, como todas las otras democracias, posee un arsenal de leyes, Decretos y fuerzas armadas preparadas para machacar todo tipo de contestación social o critica del estado y del sistema que lo acompaña. En pocas palabras, preparado para machacar todxs estxs que el estado mismo nombre como enemigos interiores, según el contexto y sus intereses. Hasta ahora, los designados “enemigos interiores” más conocidos son las comunidades Mapuche en lucha, y los subversivos – anarquistas. Pero en un contexto de reorganización de la explotación de los recursos terrestres en un nivel inter-americano (IRSA), esta ley y las deportaciones que la acompañan podrían servir para reprimir las resistencias internacionales y la interconexión de las luchas contra el extractivismo.
Después de un largo momento de reflexión intensa y de profunda auto-critica, llegamos en la conclusión que nuestro “repliegue estratégico” quizás no era el mejor modo para luchar contra el capitalismo y su mundo… Broma aparte, si estas tácticas de represión a través el terror tratan a dar nos miedo y aislarno para impedirnos de actuar, creemos la respuesta estratégica (la verdadera) será siempre la solidaridad y la auto-organización colectiva, al nivel local y internacional!

CONTRA EL TERROR SEGURITARIO
ORGANICEMONOS PARA QUE EL MIEDO CAMBIE DE CAMPO!

Unxs turistxs subversivxs

[Análisis. Represión. Chile] Contra la persecución política y la censura a la libertad de expresión

Contra la persecución política y la censura a la libertad de expresión, sobre los recientes actos fascistas del estado-policial chileno y expulsión de nuestrxs compañerxs comunicadorxs internacionalistas.

Desde Coordinadora La Fuga

1

“El grosero puede expansionarse libremente en toda su grosería, el violento golpear a su antojo, el cruel divertirse a sus anchas de martirizar. ¡Qué infierno vivir bajo el odio de un sargento instructor, de un carcelero, de un calabocero! Por la ley, los reglamentos, la tradición, la complacencia de sus superiores, el tirano es a la vez juez, testigo y verdugo. Saciando su cólera aparece siempre como fiel servidor de la infalible majestad de la justicia.” E. Reclus.

Expresamos nuestra solidaridad absoluta con lxs compañerxs recientemente expulsadxs del territorio dominado por el estado chileno, y denunciamos la persecución política, la censura de la libertad de expresión y la violencia estatal, antiguas y vigentes actitudes autoritaritarias de control social y político del “régimen democrático”.

Responsabilizamos al estado de Chile de los daños y perjuicios que padecen lxs compañerxs, siendo perseguidxs, detenidxs y criminalizadxs por las fuerzas de represión y exterminio, sabemos que éste plan reaccionario obedece a la continuidad de políticas fascistas del estado bajo gobiernos de Pinochet o Bachelet, y apuntan a prohibir la libertad de expresión y la participación política, siempre que esta sea contraria a los intereses sacrosantos de las clases dominantes que oprimen y explotan a los pueblos e individuxs en resistencia.

1- Lorenzo Spairani, compañero periodista italiano, fue becado por la Unión Europea para realizar una investigación académica, residiendo en Santiago desde octubre del 2016 y realizando registros audiovisuales de movilizaciones sociales y de la organización sindical Armetrase, perteneciente a trabajadores del Sename. Tras ser perseguido por la policía de investigaciones, el día 3 de febrero del 2017 fue irrumpido y detenido en su domicilio, siendo trasladado a un cuartel de la PDI sin ningún tipo de alegato ni un proceso judicial, luego al aeropuerto Arturo Merino Benítez y terminar siendo deportado a Italia con una orden de expulsión inmediata, firmada por el intendente de Santiago, Claudio Orrego, conjunto al ministerio del  Interior.

Lorenzo es acusado impunemente con el pretexto de “haber sido detectado en diversas actividades anti sistema, alterando el orden social del país y constituyendo de esta manera un peligro para el estado“. Esta orden de expulsión se valió del Decreto Ley 1904, artículo 15 de la ley de extranjería, creada en agosto de 1974, en plena dictadura militar pinochetista, el cual señala que no podrán ingresar al país quienes “propaguen o fomenten de palabra o por escrito o por cualquier otro medio, doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su sistema de gobierno”, y para “los que estén sindicados o tengan reputación de ser agitadores o activistas de tales doctrinas y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberanía nacional, la seguridad interior o el orden público del país y los que realicen actos contrarios a los intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado”.

2- Michael, Carla y Eduardo, son 3 compañerxs peruanos miembros del Taller de Estudios Anarquista (TEA) de la Universidad Mayor de San Marcos, que fueron hostigadxs, detenidxs y expulsadxs en La Serena el día 25 de enero del 2017, quienes, entre otras actividades de formación histórica, iban a realizar un conversatorio dos días después en Santiago, en el marco de las Jornadas Internacionalistas “Derribando Fronteras”.

Desde su llegada a Arica, lxs compañerxs fueron perseguidxs por las policías chilenas hasta ser detenidxs en La Serena por portar bibliografía de crítica social, que según su decreto cae dentro de la categoría ‘literatura subversiva’, por lo que fueron trasladadxs por la PDI al norte, con la intención de asegurar su salida del país. Este trayecto lo realizaron en calidad de detenidxs; esposadxs e incomunicadxs.

3- Ibán Gartzia, es un activista solidario que había llegado desde el País Vasco en febrero del 2016, para conocer y participar en la lucha del pueblo mapuche, situándose en el Lof Mapu de Kvulche, Comuna de Lanco, Región de los Ríos. Durante su estadía con la familia en resistencia, Ibán formó parte de una red comunicacional que informaba la realidad de los abusos y las represiones hacia las comunidades mapuche, que se encuentran de pie contra las forestales que devastan la naturaleza y a favor de la recuperación de territorios.

Su colaboración con estas causas y el apoyo a lxs presxs políticxs del Walmapu, le costó una persecución política que no fue casual, sino que fue un claro golpe del estado para poder dispersar la solidaridad internacional y ocultar los verdaderos hechos capitalistas y represores en los territorios ancestrales altamente militarizados, que actualmente continúan en resistencia al poder que insiste en exterminarlxs así como lo hace con las tierras y las aguas que no tienen dueñx. El 23 de julio del 2016, Ibán se encontraba en clases de mapudungun cuando la PDI fue a buscarlo sin ningún motivo ni algún antecedente, para trasladarlo a Santiago y deportarlo sin previo derecho a defenderse hacia el País Vasco.

Los casos ennumerados sólo son algunos de los más recientes, y como vemos abordan contextos distintos, y en el marco de la represión generalizada estas expulsiones y persecución política contra compañerxs internacionalistas son un golpe más de la violencia policial. El “nerviosismo” de los aparatos represivos y el gobierno por la difusión y contrainformación de los conflictos que viven lxs oprimidxs en este y todo territorio donde se practique la infamia del poder, sólo demuestra su desesperación por silenciar el exterminio y torturas que cometen.

Denunciamos la censura a la libertad de expresión, ya que la contra-información es la acción de informar la realidad, de convocarnos a las iniciativas de resistencia, es la ruptura autónoma contra la mentalidad de obediencia que imponen los medios hegemónicos de desinformación masiva como El Mercurio, Canal 13, TVN, Chilevisión y toda una serie de grupos reaccionarios serviles al poder, propiedades de los empresarios que manejan a su antojo las riendas del poder gubernamental.

Hacemos expreso llamado a la solidaridad y lucha contra estos ataques a nuestras libertades (inclusive son irregulares dentro del marco constitucional que ostentan los demócratas), afirmamos que ante la reacción de los funcionarios fascistas comandados por Bachelet, se fortalezcan nuestros principios fundamentales de generosidad, amistad y solidaridad entre compañerxs, en gestos de negación de la dominación estatal-capitalista y la mentalidad racista y xenófoba que se reproduce en la sociedad.

Sin estado, ni fronteras, solidaridad y acción contra la represión!