[Comunicado. Alemania] Palabras desde la cárcel escritas por la compañera procesada por el caso Aachen

Desde Contrainfo

Nota previa de Solidaritat Rebel: Publicamos la carta de la compañera anarquista de Barcelona encarcelada desde hace varios meses en Alemania, acusada de haber atracado un banco en Aachen. Actualmente se está celebrando su juicio. La siguiente carta está escrita en el contexto del 8 de marzo, el Día Internacional de la Lucha de la Mujer.

La versión en alemán y en inglés está aquí.

Abajo el Patriarcado
sobre las injusticias sociales, racistas y patriarcales

Es bien conocido el hecho de que, también aquí en Alemania, vivimos en una sociedad totalmente desigual. La clase alta está bien asegurada y protegida, no tiene preocupaciones existenciales y, a pesar de todos los problemas generales que hay en el mundo, puede ofrecer a sus hijxs un futuro lleno de esperanzas, algo que las clases bajas no tienen a su alcance.

Mientras que una pequeña minoría se hace cada vez más rica, la mayoría de la gente sobrevive a un nivel de subsistencia mínimo, trabajando por unos sueldos de mierda y empujada hacia un consumo cada vez más sin sentido, todo esto para que este sistema avaricioso en que vivimos se mantenga en pie. Mientras que unxs pocxs están tomando el sol en sus yates de millones de dólares en el Mediterráneo o se desplazan en sus jets privados por todo el mundo, hay muchísimxs otrxs que no pueden ni siquiera permitirse unas vacaciones de verdad, aunque sea una sola vez en su vida, y mucho menos pagar el alquiler, facturas de electricidad o ponerse una nueva dentadura. Mientras que lxs super ricxs frente a las obligaciones tributarias pendientes pueden proteger la riqueza que acumularon en todo tipo de paraísos fiscales o salvarla a través de algunas empresas fantasma y, por regla general, ni siquiera se les persigue jurídicamente por ello, hay gente que pasa en la cárcel meses o años enteros por las multas o hurtos, es decir por cantidades de dinero que lxs ricxs se gastan un día cualquiera en cuestión de minutos.

El Estado y los medios de comunicación nos cuentan que todo el mundo es igual ante la ley, pero incluso lxs niñxs saben que lxs ricxs y poderosxs nunca acaban en la cárcel porque sus abogadxs, buenxs y carxs, inmediatamente les van a sacar de allí. Quien sin embargo tiene sólo unxs malxs abogadxs o, por motivos sociales o raciales, está consideradx como “sospechosx habitual”, simplemente tiene malas cartas. Y quien, además, no sabe alemán o no puede leer y escribir, de hecho no tiene ninguna oportunidad de defensa y necesita una asistencia permanente, algo que pocas veces sucede. A la sociedad eso le da igual. Se mantienen las habituales preconcepciones acerca del “enemigo imaginario” que van desde “extranjerxs criminales”, “terroristas” árabes y magrebíes hasta lxs “refugiadxs peligrosxs”, a quienes hay que prohibir la entrada o deportar. Alemania se presenta a sí misma como un “país abierto al mundo” que además acoge a lxs refugiadxs, pero esto vale sólo para lxs que son capaces de integrarse exitosamente en el sistema de trabajo, de quienes se puede sacar un beneficio económico y lxs que pueden ser comercializadxs en el papel de víctima. Sin embargo, cuando entran en Alemania junto con sus familias o con las llamadas “bandas”, para simplemente poder sobrevivir mejor en un país más rico, o cuando quitan de lxs que tienen más que ellxs, además de ser encerradxs o deportadxs, sus casos son usados para fortalecer y justificar una política xenófoba. Para el Estado lo importante es, ante todo, los derechos de lxs ricxs y la protección de su propiedad. Cualquier persona que viole la propiedad, será castigada por ello con proporcional dureza. La cárcel está, por lo tanto, llena de los llamadxs “ladronxs”, “estafadorxs”, “atracadorxs” y “carteristas”, y no de “asesinos y violadores”, como a menudo se presenta. Y el porcentaje de extranjerxs es, por supuesto, muy alto, y no porque “lxs extranjerxs sean más criminales que lxs alemanes”, sino porque pertenecen generalmente a las clases más bajas. En un país receptor de inmigrantes como Alemania eso siempre ha sido así y lo seguirá siendo.

Pero hay otro tema que supera incluso todas las mencionadas injusticias y opresiones estructurales; el de la violencia patriarcal. Y a las mujeres encarceladas les toca triplemente. El porcentaje de mujeres con respecto al número total de presos es bajísimo. Por lo tanto, nadie tiene en cuenta sus necesidades. Las condiciones de salud, médicas e higiénicas para las mujeres y en los asuntos específicos de la mujer son malísimos. Básicamente, siempre hay muchas más actividades, instalaciones deportivas y opciones de hacer cursos o estudiar para los hombres que para las mujeres. La mayoría de las mujeres vienen, más o menos directamente, de una situación de violencia doméstica o sexual, a menudo obligadas por sus esposos o padres a robar o están aquí dentro por haberse defendido contra sus torturadores.

El Estado y la sociedad machista reaccionan de manera sexista, mostrándose escandalizados cuando las mujeres realizan actos criminales, especialmente cuando una mujer toma un papel que por lo general sólo suelen jugar los hombres. Por otra parte, incluso hoy en día, el Estado sigue queriendo decidir sobre el cuerpo de la mujer y si una mujer no le entrega el dominio sobre su propio cuerpo tiene que rendirle cuentas a nivel penal. Eso no ha cambiado desde la Edad Media, sólo que ya no son quemadas como brujas en la hoguera, sino que acaban en la cárcel. Mientras que los hombres encarcelados a menudo son visitados por sus esposas, raramente sucede al revés. A menudo los esposos de las mujeres encarceladas están ellos mismos en la cárcel, en clandestinidad o simplemente no se preocupan por ellas. Además, casi todas las mujeres en la cárcel tienen hijxs fuera y lo que supone otro problema, que alguien tenga que hacerse cargo de ellxs. Por lo tanto, muchas veces la mujer es obligada a alimentar y mantener a su familia desde la cárcel, a pesar de que resulta extremadamente difícil organizar tantas cosas desde aquí dentro. En el mejor de los casos, la mujer tiene al menos a su propia madre fuera para ayudarla. Al fin y al cabo, en casi todas las culturas, la mujer encarcelada es mal vista y despreciada y más aún si se supone que “se ha vuelto violenta”, ya que el papel tradicional de la mujer le niega cualquier tipo de auto-empoderamiento. Por lo tanto, la estructura patriarcal del Estado y del código penal colaboran con las relaciones familiares de la violencia en contra de la mujer para controlarla y oprimirla . No obstante, a pesar de esta devastadora realidad, siempre sigue habiendo unas pequeñas, pero llenas de esperanza, chispas de autodeterminación y autoorganización entre las mujeres aquí en la cárcel. Puede ser que la empatía sea a menudo mayor de la que existe entre los hombres presos, en ciertas situaciones se ayudan las unas a las otras o se comportan de manera solidaria con las más débiles, más desfavorecidas o las rebeldes. Cada uno de estos pequeños gestos y posturas es por supuesto esencial, tanto para cada una en su camino en prisión como una señal contra todas estas opresiones y sistemas de obligación.

La lucha continúa ¡hasta que todas las prisiones se derrumben!

Por la liberación total de todos los sistemas de dominación sociales, racistas y patriarcales.

Fuerza, coraje y rebeldía.

¡Libertad para todas!

Enero de 2017

[México] Artefacto explosivo contra el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México

Desde Contrainfo


Después de media noche…

El día 20 de diciembre de 2016, aproximadamente a las dos de la mañana  colocamos un artefacto explosivo en las instalaciones del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, ubicado en José María Izazaga 148, colonia centro, que detonó con éxito, causando severos daños en la entrada del edificio. Lo hicimos simplemente porque se nos dio la gana.

I.    Los caminos de la vida no son lo que yo creía…

Un entramado de dominación multifactorial disecciona a diario el cuerpo de las mujeres. Mas nosotras nos preguntamos ¿cómo es posible que teniendo ese bisturí social encima, algunas mujeres —la mayoría—, decidan aceptarlo dócilmente y a veces hasta parezca que lo desean?

Hemos escuchado por doquier discursos en bocas femeninas jactándose de ‘los avances’ en la búsqueda de ‘la igualdad sexual’… pero vemos al tiempo las iglesias repletas de mujeres arrodilladas ofreciéndose dócilmente.

Tenemos noticia de grandes manifestaciones en contra de la violencia hacia las mujeres… pero vemos los juzgados llenos de mujeres dispuestas a dejar su voluntad y su destino en manos de seres despreciablesa los que aceptan como superiores,  ¿y qué puede ser más violento que la sujeción —y laauto sujeción— de la voluntad humana?

Nos duele tanto la crueldad feminicida que se cierne sobre nosotras y nuestras hermanas, hijas, primas, tías, amigas, parejas, madres… pero vemos al tiempo los congresos y ‘movimientos feministas’ pugnando por hacer más leyes, crear más tipos penales, producir más acuerdos con el estado ¡cuando es precisamente  la existencia de las leyes y del sistema de dominación de representación jerárquica estatal el escenario sine qua non de esa violencia¡

Si a esa actitud de sumisión estas ‘feministas’ le llaman ‘emancipación’ pues entonces… habrá que emanciparse…de la emancipación emancipada. ¡Je!…

Seguramente habrá buenas compañeras que genuinamente piensen que mediante la creación de  leyes e instituciones para las mujeres es posible lograr un cambio en nuestra condición de sujeción patriarcal, pero nosotras pensamos que las leyes están hechas más bien para perpetuar este estado de cosas porque le arrebata a las mujeres el poder de decidir por sí mismas su destino, convenciéndolas de ceder sus vidas para que otros las dirijan.

Hermanas: ¡No se sometan a esos seres despreciables que usan sus cuerpos y les dicen cómo sentir, cómo pensar y cómo hacer¡

¿Es que, cómo podría una ley cambiar la realidad de dominación si las leyes son palabras, mientras que la dominación son relaciones sociales?Como vemos, nos jactamos de vivir en la era que dejó el pensamiento mágico atrás, pero vivimos revoloteando en un mundo de fantasías.

‘La religión’, ‘el estado’, ‘la ciencia’, ‘la mercancía’, ‘la razón’, ‘la humanidad’,‘la causa justa’:ficcionestodas que someten la voluntad humana. Fetiches que se vuelven contra sus creadores. Frutos del miedo, la superstición y la violencia. Pero si sacáramos el fetiche podríamos ver que lo que haysomos nosotras y nuestros cuerpos, nuestra sensualidad, nuestras vidas hechas añicos y puestas para la reproducción de un sistema que sólo puede tener como resultado la condena al hambre, a la miseria,a la muerte, a la devastación.

II.    Y ahora resulta…

Hay en el aire una tan falsa cuanto perversa idea que nos hace recordar los hipócritas debates del siglo pasado en lo que a la participación política de las mujeres se refiere. Y es que cobra fuerza la imagen de que la sola presencia de las mujeres en esa pirámide jerárquica que es el poder político bastará para purificarle de todo reducto patriarcal. Más aún, se pone en el imaginario social el disparate de que el hecho de que las curules o las sillas presidenciales o las salas de los tribunales sean ocupadas por mujeres basta para combatir las desiguales desigualdades, reducir la corrupta corrupción o impartir la justa justicia. ¡Que haya una candidata¡, ¡Que haya juezas¡ ¡Que haya congresistas mujeres¡ gritan  eufóricos los hipócritas, los desprevenidos y los cómplices.

Por supuesto, nadie podría aceptar la estupidez de pensar que las mujeres estemos menos capacitadas intelectualmente que otros para realizar todas esas infames labores, pero esa es precisamente la cuestión.

La presencia de las mujeres en el poder político no puede por sí misma hacer el más mínimo cambio en el composición del sistema de desigualdades socialespor la sencilla razón de que la sociedad misma en la que nos ha sido impuesto vivir está basada precisamente en esas desigualdades. Así,la sociedad misma es corrupta e injusta, y sin esos caracteres la sociedad dejaría de existir. ¿O cómo podría sino sobre la base de la desigualdad sobrevivir una sociedad basada en el robo de la vitalidad ajena?

Nuestros argumentos se prueban con sólo echar una breve mirada al pasado. Desde mediados del siglo pasado tenemos las mujeres en México el ‘derecho al voto’ y las curules y los juzgados e importantes puestos en la repartición del poder político han ido siendo ocupados por mujeres. Y, ¿acaso de este hecho se deduce en algún tipo de mejora para nuestra  penosa situación de sometimiento, violencia, hambre y miseria? Antes bien, pareciera que esas mujeres, apenas llegan a esos ignominiosos sitiosy cual si hubieran tomado un venenoso brebaje, se muestran indiferentes ante nuestra terrible situación e incluso no dudan en mostrarse abiertamente antagonistas, mirándonos con desdén desde su privilegiado sitio.

¿Qué compromiso con nuestra situación podemos esperar de unas señoras que gastan en un día lo que nosotras ganamos con nuestro miserable salario en un año? ¿Cómo podemos seguir pensando que es mediante el voto, las elecciones (ya sea elegir o ser elegida), las instituciones estatales, o la religión que encontraremos un remedio a los males que nos aquejan?

Y todavía nos dicen que debemos ‘luchar por tener igual salario que los hombres’. Nadie dice que no seamos tan laboriosas como nuestros compañeros hombres, y que no debamos luchar por disolver la desigual división sexual de las labores. Pero, ¿no deberíamos enfocar nuestros esfuerzos, junto con nuestros compañeros, en abolir el trabajo y no en perpetuarlo?¡Es mediante el trabajo que opera el robo de nuestras vidas¡ ¿Para qué luchar por mantener nuestra explotación laboral?

III.    La primera por coraje, la segunda por capricho, la tercera por placer

Y una más. Mientras exista en nuestro ideario el principio de autoridad jerárquica existirá la desigualdad. Y el poder político es el mero mole organizador del principio de autoridad. Entonces NO hay ahí ninguna salida o llegada posible. Pero… por ahí ya escuchamos que andan considerando mandar a una mujer indígena como carne de cañón para las bestias del poder. Y ahí está otra vez el desprecio hacia las mujeres, tratándonos como si fuéramos un apéndice de algo o de alguien,…ahí van otra vez a usar nuestros cuerpos como sus trapos para fregar el piso.

IV.    No nos despedimos, acá seguiremos

Esperamos que las feministas ‘buenas y bonitas’ no nos tilden de antifeministas y quieran lanzarnos a la hoguera, aunque seguramente no faltará la que sí. Después de todo, existe la creencia de que ser feminista significa pintar una bonita pancarta con una leyenda que diga: ‘di no a la violencia y sométete a las instituciones’. Como si las instituciones no fueran las organizadoras estrella de la violencia. Nosotras nunca seremos dóciles. Nosotras estamos por la acción directa y la insurrección. Váyanse ustedes a seguirse arrodillando ante sus opresores si gustan. Sigan cómplices lamiendo su propio grillete. Pero estén seguras de que por lo que a nosotras respecta, nuestro ataque directo a sus instituciones feministas burguesas continuará…

Esperamos también que no nos tilden de racistas. Vale decir que algunas de nosotras somos indígenas también. Pero a ninguna de nosotras se nos ocurriría servir de alfombra para ninguna organización, y antes al contrario… escupimos encima de toda organización y en toda pretensión de dominio de nuestros cuerpos. No somos objetos de nadie, No someteremos nuestros intelectos y nuestros cuerpos para cumplir los deseos de nadie.

¡Muerte al estado, que viva la anarquía!

¡Ni Dios, Ni estado, Ni marido, Ni patrón!

A todxslxscompañerxs secuestrados en las prisiones, ¡fuerza!

Mónica Caballero y Francisco Solar, ¡fuerza!

A los compañeros en Koridallos, ¡fuerza¡

Salvador Olmos, in memoriam.

Por la Célula de Difusión del Comando Feminista Informal de Acción Antiautoritaria
Ana, ‘la mariposa negra’

[Presxs. EE.UU] Carta de compañerx Jennifer Gann sobre Conspiración de Células del Fuego y la solidaridad con la FAI-FRI

jen

[Traducido por Sin Banderas Ni Fronteras]

Para todxs lxs presxs revolucionarixs y compañeros anarquistas:

Después de mi encarcelamiento en 1988 por robos a mano armada en California, me politicé a través de la participación en la huelga de hambre de la prisión de Folsom en 1991. Después de más de una década en régimen de aislamiento en Pelican Bay, donde interactué con los miembros de la Guerrilla Familia Negra, la Hermandad Aria, y la mafia mexicana (EME), me involucré profundamente en la lucha política con el movimiento por la abolición de las prisiones. Fui condenadx por acciones de Resistencia Prisionera en dos ataques en 1995 contra un alcaide en Nueva Folsom y contra un fiscal en el juzgado del distrito de Sacramento. Fui golpeadx y torturadx en múltiples ocasiones por equipos armados de carceleros. Me condenaron a 25 años en una prisión estatal.

En 2006 me develé como una mujer trans y me uní a Fracción Maoísta, en 2011 participé en California en la huelga de hambre de acción para abolir la tortura del régimen de aislamiento.

Ahora, soy una Amazona insurrecta y quiero expresar mi solidaridad en general con la Conspiración de Células del Fuego (CCF), y las acciones de la FAI-FRI en Grecia y en toda Europa. Para todxs lxs presxs políticxs revolucionarixs, un saludo con mi puño cerrado! Vamos a derribar estas prisiones de adentro hacia afuera. Yo apoyo y animo a todas las acciones armadas y ataques explosivos contra el Estado y todos los bastardos. Saludo a todxs mis compañerxs y apoyo el Diciembre Negro.
Estoy en contra de toda la autoridad y del aparato estatal corrupto y opresivo.

Larga vida a las Amazonas!

Abajo las prisiones y el patriarcado!

Mucho amor para Nicola Gai, Panagiotis Argirou, y Nikos Romanos! Solidaridad con lxs compañerxs anarquistas Mónica Caballero, Francisco Solar y Gabriel Pombo Da Silva en España!

Larga vida a Sylvia Rivera!
Recordar a los muertos,
Luchar por lxs vivxs!
Larga vida a la Anarkía Amazonas!
Diciembre Negro (A)!
Trans Revolucionarixs de Acción Callejera
Lucha por la libertad!
Contra quienes nos reprimen y nos torturan en estas prisiones!
Ataque Directo Autónomo Anarquista!

(…) Siempre en lealtad con lxs compañerxs anarquistas en la lucha internacional.

Por la Liberación Trans!
Libertad a todxs lxs presxs políticxs!
Amor y Rabia!

– Jennifer (A)


Escribe a Jennifer aquí:
Jennifer Gann
E-23852
Prisión Estatal del Valle de Kern
PO Box 5104
Delano, CA 93216
Estados Unidos

Sus blogs:
Babygirlgann.noblogs.org
Betweenthebars.org/blogs/490/

Fuente: http://blackdiamondprisonersupport.wordpress.com

[España] Hoy 10 de febrero, proyección del documental “MIAU – Movimiento Insurrecto por la Autonomía de Una misma” en el CSO Escárnio e Maldizer, Compostela

miau

Hoy, miércoles día 10 de febrero, proyectaremos el documental MIAU (Movimiento Insurrecto por la Autonomía de Una misma) a las 20:00 (informan de que no comenzará la actividad hasta que termine la concentración en solidaridad con los titiriteros convocada a las 20:00 en Plaza de Cervantes).

Esta herramienta fue creada para compartirla y generar conversación entre quien la vea.

Sin ánimo de ganar dinero mediante la especulación del conocimiento, porque este nos pertenece a todas y fue recuperado para liberarlo.

ES UN REGALO, NO lo compres, NO lo vendas. Descárgalo, cópialo, difúndelo, estudia, insignia.

El Movimiento Insurrecto por la Autonomía de Una misma (MIAU) se reune todas las noches, estudia y trabaja por construir la autonomía básica: la de nuestro cuerpo. Y lo hace en solidaridad, porque es más divertido que liberarse sola.

Este documental es un guiño para todas aquellas que ignoramos el funcionamiento de nuestro cuerpo y nos vemos sometidas a cualquier estructura machista y patriarcal, ya sea la médica, la farmacéutica, o comida veneno o cualquier persona que intente silenciarnos.

Nosotras luchamos por vivir en una sociedad libre y mientras lo hacemos, creamos lazos de confianza y compartimos el conocimiento aprendido, esperando que se entienda que ahí está la gracia, en aprender y enseñar, con generosidad, matando el ego y la usura.

Por eso este documental es un regalo, porque es conocimiento liberado.

Está dedicado a todas las mujeres, brujas, gatas, que lucharon por la libertad. Y como no hay luchadora que no sea perseguida por el poder, a todas aquellas que fueron asesinadas, perseguidas, torturadas y que viven en nuestra alma de guerreras.

Habrá picoteo vegano.

Desde: La Rebelión de las palabras

[Análisis] En lucha contra el patriarcado, pero ante todo… ¡CONTRA TODA FORMA DE AUTORIDAD!

* Nota Emboscada: El siguiente análisis/reflexión se publicó en la Publicación Contra Toda Autoridad #3. Pese a que han pasado los meses desde aquel número, decidimos publicarlo debido al potencial que tiene como aporte al debate sobre las distintas luchas, que a pesar de que a veces se interpretan visibilizandolas como peleas separadas, son parte de una integralidad de esta guerra contra la dominación, es decir, contra toda autoridad.


EN LUCHA CONTRA EL PATRIARCADO, PERO ANTE TODO… ¡CONTRA TODA FORMA DE AUTORIDAD!

“Si nuestro deseo es destruir toda dominación, entonces es necesario que nos movamos más allá de todo lo que nos reprime, más allá del feminismo, si y más allá del género, porque aquí es donde encontramos la capacidad de crear nuestra indomable individualidad que nos conducirá contra toda dominación sin vacilación. Si deseamos destruir la lógica de la sumisión, este debe ser nuestro mínimo objetivo” (Willful Disobedience Vol. 2, No. 8.)

Como antiautoritarixs, desde hace mucho tiempo no tenemos ninguna duda acerca de la naturaleza patriarcal del sistema de dominación vigente, en cuyo modelo de sociedad la diferencia sexual biológica (genética) entre hombres y mujeres se traduce en una construcción social de géneros y roles que imponen una superioridad de lo “masculino” por sobre lo “femenino”.

Así, las/los poderosas/os, el estado y sus defensores se esmeran en instruirnos sobre lo que “es ser” una mujer y que “es ser” un hombre, siendo desde pequeñxs bombardeadxs con definiciones impuestas, estableciendo pautas y conductas, normando gustos y prácticas, buscando normalizarnos y  “diferenciándonos” a unxs de otrxs  con categorías funcionales al orden establecido.

Entre compañerxs antiautoritarixs, tenemos claro que el poder intenta definirnos y nos negamos a ello, deconstruyendo dentro de nosotrxs mismxs aquello con lo que el enemigo nos ha ido contaminando desde pequeñxs. Se trata entonces de desaprender la formación ciudadana, en la confrontación y en la construcción de valores propios que configuran el sentir, la palabra y el accionar anárquicos.

Abordamos así esa dimensión interna, como parte de la insaciable búsqueda de la integralidad de nuestra guerra a la dominación, que nos lleva a confrontar con todo lo que nos rodea, desde la intimidad de nuestros sentimientos, la forma en que les damos vida, lo que comemos, lo que vestimos, hasta la manera en la que activamos contra la autoridad.

Se trata de ir a por todo, sin ambigüedades,  sin renuncias ni pactos que nos concilien con la norma social.

Negar lo existente es declarar la guerra a toda cuadrícula del poder, a sus leyes, su cultura, su ideología, su ciencia, etc. Por tal motivo, nuestra lucha no solo es antipatriarcal, ni únicamente antiespecista, antifasicsta o anticapitalista. Nuestra lucha es esencialmente ANTIAUTORITARIA, pues sabemos que lo que subyace a toda forma o manifestación de la dominación (tanto el patriarcado, como el antropocentrismo, la ciencia, el capitalismo, etc.) son las relaciones de poder, las jerarquías y el principio de dominación. Contra estas manifestaciones autoritarias apuntamos nuestra crítica destructiva, marcando una línea de fuego y de confrontación. El objetivo es llevar al cotidiano la ruptura con el poder.

Como consecuencia de lo anterior, nuestra propuesta organizacional y de vida es luchar contra toda forma de autoridad, depurando nuestras relaciones y vidas en constante tensión y conflicto con las lógicas de poder, y construyendo relaciones de afinidad en libre asociación con nuestrxs compañerxs, sin importar su sexo, genitalidad, raza o especie, porque lo que realmente importa son nuestras negaciones respecto a las condiciones que la sociedad nos impone. Lo importante son las decisiones que tomamos para romper con aquellas condiciones y con el orden establecido.

Así, nos alejamos de las falsas comunidades basadas en aspectos biológicos que no podemos elegir, como también nos distanciamos de cualquier discurso que atribuya roles protagónicos o “más revolucionarios”  a ciertxs sujetxs oprimidxs, por una supuesta trascendencia a partir del rol de “victima histórica” que se les suele atribuir en la red de dominación.

Lo que principalmente importa es cómo enfrentamos cotidianamente la vida, y no con qué genitalidad hemos nacido. Importan nuestros valores y acciones, nuestra coherencia en lucha, no nuestra biología, pues no serán los cromosomas ni el rol social que el enemigo intenta imponernos lo que defina nuestras afinidades, sino que nuestra integralidad en la guerra contra el poder.

Lo que decidimos y reafirmamos de manera constante y cotidiana es no solo no reproducir las lógicas de dominación, sino que además combatirlas de forma activa, porque lo que rechazamos son las relaciones de dominación en sí, vengan de donde vengan y se dirijan contra quienes se dirijan, sin atribuir más importancia a unxs o a otrxs, sin invisibilizar a unxs ni a otrxs.

Si entendemos la autoridad como un todo, como la depredación de cada aspecto de la vida, ataquemos la raíz, la base que permite que surja cada expresión autoritaria. Ataquemos la esencia misma del poder y no sus tentáculos por separado, por muy antiguos o fuertes que éstos sean o parezcan.

En el camino hacia la liberación total no somos víctimas, sino que nos definimos por el peso de nuestras decisiones en el paso a la ofensiva. Y en la lucha contra toda autoridad, todxs estamos llamadxs a ser protagonistas y dar lo mejor de nosotrxs mismxs.

Ni patriarcas ni matriarcas, fuego a todas las jerarquías de la dominación.

Desde: Contra Toda Autoridad