[Comunicado. Represión. Chile] Bienvenidxs al estado policial de Chile. Compañerxs europexs sobre hostigamientos y deportaciones en Chile.

Emb: Comunicado emitido por compañerxs subversivxs de europa que se encontraban recorriendo tierras sudamericanas, específicamente en el territorio dominado por el estado de $hile, luego de ser perseguidxs y hostigadxs por la policia chilena (PDI) tras controles de identidad efectuados al cierre de la actividad “Autogestión en Grecia”, en Puerto Montt, Chile.

Extraído desde algún lugar de la web.

Bienvenidxs al estado policial de Chile.

Somos dos europexs de vacaciones en America del Sur. En nuestros países participamos en luchas sociales, autónomas, anticapitalistas y anti-autoritarias. Durante nuestro viaje hemos obviamente tomado contacto con gente que participa en movimientos locales, para intercambiar experiencias, informaciones y perspectivas de lucha. En este contexto, hemos participado en una actividad pública organizada por compañerxs anarquistas en Puerto Montt, Chile. La actividad era sobre la autogestion, y nosotros hemos hablado sobre la experiencia de las asambleas barriales en Atenas. Hasta aquí, todo bien…
Saliendo de la actividad, unxs compañerxs fueron a comprar cervezas a un supermercado, y mientras les esperamos a fuera dos carabineros nos identifican una primera vez. Algo más que un simple control de identidad, dado que nos piden dos veces nuestros pasaportes y que dura un cierto tiempo. La primera vez los caribineros no entienden como leerlos y nos los devuelven. Sus superiores les amonestan, nos piden otra vez los pasaportes, y acaban sacándoles fotos, incapaces de descifrarlos. Lxs compañerxs nos dicen que la identificación tiene que ver con la actividad. Nos resulta difícil creerlos, hasta que nos controlan una secunda vez en unos minutos. Esta vez será la PDI (Policia De Investigacion, el FBI version chilena) justo antes de subir al bus para Santiago. Sacan de nuevo fotos de nuestros pasaportes y nos hacen un interrogatorio sobre nuestros destinos y planes de viaje, un poco como los controles en Europa cuando unx está fichadx “anarcoalgo”. Una vez llegados a Santiago, lxs amigxs nos dicen que hay que tener cuidado porque hace unos dias la PDI ha arrestado y expulsado del país a tres peruanos, miembros del “Taller de Estudios Anarquistas” en Peru. Iban a participar el dia siguiente en las jornadas internacionales “Derribando fronteras”, en Santiago.
La orden de expulsión se valió del Decreto Ley 604. Creado en plena dictadura de Pinochet, este Decreto impide la entrada en el país a todas la personas que “propaguen o fomenten de palabra o por escrito o por cualquier otro medio, doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su sistema de gobierno”, y para “los que estén sindicados o tengan reputación de ser agitadores o activistas de tales doctrinas y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberanía nacional, la seguridad interior o el orden público del país y los que realicen actos contrarios a los intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado”. ¡ Bastante fácil ser señalado por este Decreto, que se puede aplicar a todas las personas que tienen una posición crítica sobre el sistema actual !
Acostumbrados a estar vigilados por las policías europeas por nuestras actividades políticas, sin llegar al punto que unx pueda ser deportado por una charla, seguimos ingenuamente nuestras vacaciones. Unos días después, un amigo de Ecuador es arrestado y deportado inmediatamente en su país. Una deportación acompañada de cinco años de prohibición de entrar al país. El mismo día, nos damos cuenta que estamos siendo seguidos por policías mientras seguimos en nuestras actividades… ¡ turísticas! Unos días después, y mientras la policía sigue acompañándonos, nos enteramos que un periodista y estudiante italiano, que investigaba sobre varias huelgas en el marco de su doctorado, ha sido arrestado en su departamento en Santiago y deportado a Italia, sin ninguna posibilidad de defensa legal. El argumento empleado por esta deportación, ordenada por el Ministerio del Interior, fue que el periodista “ha sido detectado en diversas actividades anti sistema, alterando el orden social del país y constituyendo de esta manera un peligro para el estado”. De un punto de vista legal, esta deportación está basada de nuevo en el mismo Decreto de Ley 604.
La temperatura sube en Santiago, pero nosotros aguantamos en este calor extremo! Decidimos entonces seguir nuestro “subversísimo” viaje por el desierto de Atacama, sin dudas el destino más turístico del país. Una vez en san Pedro, y mientras caminamos en el pueblo buscando alojamiento, se acerca a nosotros un señor con pinta de hombrecito. Nos da informaciones sobre sobre los lugares a visitar alrededor del pueblo, pero insiste de mañera rara a acompañarnos hasta que encontremos un camping. La noche, el dueño del camping nos dice que el PDI le ha llamado para presionarle, diciendo que en su camping se encuentran terroristas, y que si no nos echaba iba a tener problemas. El mismo policía le ha dicho que la PDI está esperando unos papeles para que nos deporten a nuestros países de origen. Dudamos entre asumir las consecuencias de nuestras “actividades subversivas” y empujar a su extremo nuestra confrontación con el estado chileno, o hacer un “repliegue estratégico” y posponer esta confrontación por un momento donde el equilibrio de fuerzas sea más favorable… optamos por el “repliegue estratégico”, y seguimos nuestras vacaciones “subversivas” en el lado boliviano!
Bromas aparte, estos métodos de presión, de amenazas y de terror, que unx diría que vienen directamente de algún manual de contra-insurrección des las dictaduras y de los estados coloniales de los años 70, son el equipaje necesario por el mantenimiento de la paz social en todas la democracias modernas. Si el Decreto en cuestión viene de una constitución establecida durante la dictadura de Pinochet (que sigue siendo la constitución chilena!), son muchas su similitudes con las leyes antiterroristas y los sistemas de fichaje en la era del capitalismo securitario. Al final, esto dice más sobre las democracias modernas que sobre el estado chileno!
El estado chileno, como todas las otras democracias, posee un arsenal de leyes, Decretos y fuerzas armadas preparadas para machacar todo tipo de contestación social o critica del estado y del sistema que lo acompaña. En pocas palabras, preparado para machacar todxs estxs que el estado mismo nombre como enemigos interiores, según el contexto y sus intereses. Hasta ahora, los designados “enemigos interiores” más conocidos son las comunidades Mapuche en lucha, y los subversivos – anarquistas. Pero en un contexto de reorganización de la explotación de los recursos terrestres en un nivel inter-americano (IRSA), esta ley y las deportaciones que la acompañan podrían servir para reprimir las resistencias internacionales y la interconexión de las luchas contra el extractivismo.
Después de un largo momento de reflexión intensa y de profunda auto-critica, llegamos en la conclusión que nuestro “repliegue estratégico” quizás no era el mejor modo para luchar contra el capitalismo y su mundo… Broma aparte, si estas tácticas de represión a través el terror tratan a dar nos miedo y aislarno para impedirnos de actuar, creemos la respuesta estratégica (la verdadera) será siempre la solidaridad y la auto-organización colectiva, al nivel local y internacional!

CONTRA EL TERROR SEGURITARIO
ORGANICEMONOS PARA QUE EL MIEDO CAMBIE DE CAMPO!

Unxs turistxs subversivxs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *